Qué es un hosting compartido y cuáles son sus ventajas y desventajas

9

Cuando vayamos a alojar una página web, una parte fundamental es elegir el hosting. Hay diferentes tipos. Podemos optar por un servidor dedicado, uno compartido o VPS. Cada uno de ellos tiene sus ventajas y también puntos negativos. Hay factores diferenciales, como el hecho de tener un mayor control, el precio, la calidad del servicio… En este artículo nos vamos a centrar en explicar qué es un hosting compartido. Daremos los principales puntos positivos y negativos.

En qué consiste un hosting compartido

El alojamiento compartido es como se conoce a la forma en la que diferentes páginas comparten los recursos de un hosting. Esto significa que la capacidad total va a ser dividida entre los diferentes usuarios que hayan pagado su parte para poder alojar allí el contenido para el funcionamiento de su sitio.

Podemos decir que esto es útil para una página web que no necesite demasiados recursos. Por ejemplo un sitio web que haya comenzado recientemente y que no tenga excesivas visitas que haga necesario tener una serie de recursos para poder afrontar el tráfico web.

No obstante, aunque los recursos sean compartidos cada página es totalmente independiente. Los webmasters pueden instalar complementos para su sitio, configurarlo como deseen y tener el control sobre el contenido. Eso sí, todo lo que engloba ese servidor, el hardware que permite su funcionamiento, va a ser utilizado también por otros usuarios.

Con un hosting compartido la memoria RAM, la CPU y el equipo en sí va a ser dividido para todos. Por eso si un usuario necesita mayores recursos podría optar por un servidor dedicado.