Las silenciosas tácticas para expulsar a más de 900 niños y adolescentes inmigrantes a raíz de la pandemia del covid-19

14

La joven Natalia*, de 16 años, huyó de Honduras tras haber denunciado a su padre por abusar de ella sexualmente.

Junto a su madre, viajó a la frontera entre México y Estados Unidos y finalmente se presentó sola ante la autoridad migratoria estadounidense.

Ingresó en un refugio administrado por el gobierno de ese país y creyó que tendría posibilidades de pedir asilo y de ser liberada para reunirse con un familiar cercano que vive en EE.UU. NOTICIA COMPLETA, AQUI